Una Masonería oculta y desconocida

Lejos de las miradas indiscretas de muchos curiosos y profanos que se  han infiltrado en nuestra Orden , se encuentra una masonería  realmente  mística y pura, ésta dista mucho de la masonería que los  del mundo profano podrían comprender, ésta masonería  es infinitamente  más Augusta para los verdaderos masones,  no  puede  reducirse  tan  fácilmente  a nuestro repertorio conceptual  ordinario, ahí no hay  diferencias conceptuales, ni intolerancias, no hay profanos con  mandil  que le metan zancadillas a los  demás, esos masones que obstaculizan la labor luminosa de los verdaderos masones . 

La masonería desconocida es dominio de los conceptos que edifican y transforman el Alma humana, en donde se potencializan al máximo las mentes de los hombres de buenas costumbres; un campo en el que seres humanos falibles luchan vigorosamente por trascender  sus propias limitaciones “en una atmósfera bullente de tolerancia y comprensión” ahí los conceptos religiosos, filosóficos y científicos se tornan coherentes entre sí- en ese tiempo sagrado “la hora de comenzar los trabajos” el pequeño mundo profano  se hace a un lado y fluyen con perfecta armonía los conceptos particulares de los demás hermano y nosotros quienes escuchamos hacemos nuestros los conceptos vertidos por nuestros hermanos. 

Luchamos por defender las verdades de nuestros hermanos, aún si estas son diferentes las nuestras; no criticamos ni juzgamos las posturas de los demás hermanos, sino que las comprendemos. 

Es el crisol de la masonería “un crisol diseñado  para reducir  a su valor intrínseco los ingredientes  que se acrisolan en él” haciendo a un lado nuestra limitada verdad para dar paso a la Gran verdad  de la Fraternidad  masónica. 


Ahí las aristas de nuestras imperfecciones se pulen, a tal punto, que la piedra queda con un acabado de espejo, donde se pueden verse reflejados los rostros de los que nos observan; y así ellos, ( …) podrán  conocerse a si mismos, al ver sus figuras reflejadas en las piedras con acabado espejo. 

AZOÐÐ

1 comentario

    • asbel el 25 marzo, 2020 a las 1:23 pm
    • Responder

    Explicación de la cábala
    La cábala como tal es el pozo de todas las tradiciones místicas judías que se fueron acumulando desde antes de Cristo y que llegaron a reinterpretar las Escrituras de tantas y tan variadas maneras, que llegaron a crear una mística cercana al gnosticismo o al jasidismo.
    En esencia, la cábala (palabra que significa ‘recibir’) es un sistema de interpretación mística y alegórica de la Torá (que los cristianos llaman Pentateuco, y representa los primeros cinco libros de la Biblia cristiana), que busca en ese texto el significado del mundo y la «verdad». Pretende interpretar los sentidos ocultos de los cinco libros y en ellos busca la revelación. Puede entenderse de una manera metafísica, buscando la iluminación, o se puede entender como un medio a través del cual llegar a conocer la realidad que nos rodea. Cabalística es la afirmación de que «el conocimiento absoluto no tiene objeto sino que es un medio». Para los cabalistas, el lenguaje es creador y la Torá contiene todos los textos, todas las combinaciones que pueden darse para crear otros mundos y otras realidades. Los cabalistas entienden que el nombre de Dios está formado por todas las letras que componen el alfabeto y que este, por tanto, tiene múltiples formas. Dios se sirvió de las letras para crear el Universo a través de sus emanaciones o sefirot.
    Dos tipos de cábala
    La cábala se subdivide en dogmática (o real) y artificial (o simbólica).
    La cábala dogmática explica los sentidos ocultos de ciertas palabras de la Biblia, con aplicación a los fenómenos de la historia de la creación. Es de dos especies:la doctrina de la Merkabá que trata del mundo supralunar (o sea de la teología y la metafísica) y
    • la doctrina de Bereshit, que se ocupa en el mundo sublunar (o sea el de los fenómenos).
    La cábala simbólica o artificial
    En la cábala artificial se prescriben determinadas reglas hermenéuticas para descifrar el sentido oculto de los textos de la Biblia (a los que se considera acompañados de un sentido recóndito). Se colocan verticalmente, unas encima de otras, las palabras de diferentes versículos de la Sagrada Escritura. Leyendo las letras verticalmente, resultan nuevas palabras. Las palabras se disponen en forma de cuadro para poder ser leídas verticalmente o en bustrófedon. Las palabras se juntan totalmente y se las separa de nuevo, etc.
    La lectura cabalística artificial utiliza tres mecanismos analíticos básicos: la gematría, el notaricón y la temurá.
    Gematría
    La gematría considera el valor numérico de la palabra o palabras del texto, cuyo sentido se indaga, y que será el de otra palabra extraña cuyas letras sumen el mismo valor numérico. Así, en el Génesis XLIX, 10, se lee: «No se le quitara la vara de mando a Judá, ni (faltará) el legislador (la antorcha suprema) de entre los de su generación (descendencia) hasta que venga el Pacífico (Shiló Yabosh)». Para saber quién es el pacífico, los cabalistas suman los valores de número de las palabras hebreas «hasta que venga el Pacífico», que dan yod es igual a 10, bet es igual a 2, alef es igual a 1, shin es igual a 300, yod es igual a 10, lámed es igual a 30, he es igual a 5, total 358. Como que los valores de las letras que entran en la palabra מָשִׁיחַ (mashíaj, ‘mesías’) son igualmente 358, el pacífico será el Mesías.

    El Árbol de la vida, cada círculo representa a una de las diez sefirot.
    La Cábala explica diez esferas (sefirot), enumeradas habitualmente en el orden en que el rayo de Dios desciende para crear el mundo, que es la misma numeración utilizada por la europeizada Cábala hermética. Se encuentran listados a continuación sus nombres y el significado traducido del hebreo. Las sefirots de Zeir Anpin (el deseo de recibir con la intención de otorgar) comprenden desde la 4 hasta la 10:
    1. Kéter (Corona, la voluntad, o el deseo de hacer bien a sus creados, el otorgamiento).
    2. Jojmá (Sabiduría, el deseo de recibir).
    3. Biná (Otorgamiento, el deseo de otorgar con la intención de recibir).
    4. Jesed (Misericordia o benevolencia).
    5. Gevurá (Justicia).
    6. Tiféret (Belleza).
    7. Netsaj (Victoria).
    8. Hod (Gloria o reverberación).
    9. Yesod (Fundamento, la generación, o piedra angular de la estabilidad).
    10. Maljut (Reino o reinado, el deseo de recibir con el fin de recibir, la materia de la creación, el ego, la vasija, la cualidad de la recepción pura).
    Así las 10 sefirots se agrupan en 5 estados de la naturaleza: inanimado, vegetativo, animado, hablante y el creador. Las sefirots son un sistema integral presente en cada persona y su deseo de recibir placer. El deseo de recibir puede rechazar o absorber la luz de placer mediante el creador, la propiedad de otorgamiento presente en la unidad del entorno.
    Véase también
    • Árbol de la Vida
    5e7adfd07ddf8_Tree_of_Life_Medieval.jpg.68d15eebb8db668e749543bfb227a380.jpg

    5e7ae03bc2fac_QuOcultanAlgunasMontaas_.mp4_20200324_233645_386.jpg.49c5bf5a063a8439f6ffe65750f6837b.jpg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.