Símbolos: Acacia


La acacia es el símbolo de la inmortalidad, es un arbusto que nunca muere. De antigua tra-dición simbólica. Está presente en todas las es-cuelas herméticas o iniciáticas. En las leyendas de Osiris y de Mercurio ya se hacía referencia a la acacia. Es el muérdago de los druidas, la rama de oro de las tradiciones grecolatinas o el salce de las sociedades secretas chinas.


En masonería, la acacia está presente en la le-yenda del arquitecto del Templo de Salomón, Hiram; primer maestro de la masonería operativa. Es el arbusto que crece y señala el lugar don-de los asesinos de Hiram han escondido su cuerpo. También es una rama de acacia lo que depositan los constructores del Templo de Salomón sobre la tumba del Maestro Hiram cuando éste es enterrado.


Para los francmasones significa la in-mortalidad del alma, es decir, la existencia de un hilo que siempre ha existido y existirá que une las diversas escuelas iniciáticas. Dicho de otra forma, es lo que se conoce como Tradición Pe-renne o continuidad en los misterios iniciáticos.


Significa también inocencia, pureza, nobleza y por tanto iniciación. Según Jules Boucher, acacia deriva del griego akakia que significa “inocen-cia” o “pureza” lo cual refuerza el significado de “virtud”, en el sentido de fortaleza propia de las escuelas iniciáticas.
Por otro lado la acacia está

muy ligada al gra-do de maestro, tanto por lo incorruptible de su madera como por su presencia en la leyenda de Hiram, primer Maestro de la masonería. Simbo-liza la pureza de intenciones de la masonería, que nada ni nadie puede alterar. También tiene un valor simbólico el hecho que la corteza de las acacias repele los insectos ya que la masonería también rechaza los vicios.

La madera de acacia es la preferida para la construcción de objetos y ornamentos sagrados: el Arca de la Alianza, el tabernáculo o la Mesa de los Panes de la Proposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.