Retejar, no es volver a poner las tejas.

La palabra retejar tiene dos acepciones, la una profana y la otra masónica. Desde el punto de vista profano retejar se refiere a cambiar las tejas del techo de una casa, en cambio, desde el punto de vista masónico se utiliza como sinónimo de examinar.
Cuando algún masón se presenta como visitador de alguna logia para asistir a sus trabajos, entes de ser introducido es retejado, es decir examinado.
Este acto de retejar consiste en interrogar al visitador sirviéndose de gestos y palabras secretas, con objeto de asegurarse de su cualidad masónica y de su verdadero grado; quien interroga se coloca en la parte interior del pórtico del templo y al oído pregunta las palabras de paso, secreta, del semestre etc.
De quien no reciba las respuestas adecuadas se le niega la entrada al templo.
¿Quién reteja? De acuerdo a las fuentes consultadas serian el P.·. Diac.·. y el P.·. Exp.·., aunque no se menciona el que otros no puedan hacerlo.
¿Cuál es la razón de que se emplee a palabra reteje en lugar de examinar? A mi entender, según fuentes consultadas se menciona que cuando en la antigüedad se hacían las tenidas, siempre uno de los hermanos se subía al tejado de la casa formado por tejas, para desde ahí, vigilar cuando se acercaba un intruso o detectaba peligro inminente, entonces avisaba a quienes estaban trabajando.
¿Por qué retejar? A mi modo de ver, las dos principales explicaciones serian:
a) Evitar el que un intruso o enemigo pudiera conocer la identidad profana de los asistentes con el consecuente riesgo de perder la vida, no olvidemos que se vivían tiempos en que el libre pensamiento no tenía cabida, interpretándose otras formas de creer y las acciones consecuentes como una traición a la iglesia o amo en turno.
b) La otra explicación sería que al estar la masonería organizada en principio en tres grados y cada uno de ellos exigía conocimientos propios del grado con salario diferente (después se agregarían otros treinta) cada grado tenía su propio requisito de seguridad, no siendo dados a conocer sino hasta que se hubiera demostrado ser digno de ello.
Me parece que en los tiempos actuales, hasta donde yo he tenido experiencia en cuanto a visitadores se refiere, bien sea cuando vienen a nuestra logia o cuando acudimos a otra, el que en varias ocasiones se privilegia la fraternidad al reteje, es decir, se asume que es de los nuestros o quienes nos reciben piensan de igual forma, “es de los cuates” se dice, omitiéndose el reteje y cayéndose en flagrante delito al desobedecer el Landmark número XV que establece la obligatoriedad de hacerlo, además de incurrir en una acción de imprudencia , ya que se pone en riesgo no solo el conocimiento de la identidad de los hermanos a quienes en ciertos contextos laborales puede no convenir, sino que disminuye o anula la fuerza del impacto con que aprendemos de nuestra simbología la filosofía profunda.
Las formas de reteje, se consignan en nuestras liturgias para cada uno de los grados, conocerlas y memorizarlas, constituyen la mejor credencial de identidad que podemos presentar ante nuestros QQ.·.HH.·. De todos los OOrient.·. Del orbe cuando nos preguntan ¿Sois Masón?
http://leonidasmason.blogspot.pe/2012/09/retejar.html

3 comentarios

  1. Mis hermanos me reconocen como tal y me inicie en una logia justa y perfecta. tengo 7 año y mas
    Soy miembro de la logia humanidad del oriente de Santiago de cuba.
    Un saludo fraternal para todos .

    • Juan.C.Carballo Elizarde el 27 marzo, 2019 a las 2:40 pm
    • Responder

    Me gustaría que me enviaran trabajos del grado 30 caballero Kadosch
    Me guata esta página y desde que me pusieron internet y la descubrí no dejo de leer sus publicaciones que son muy interesante para ampliar el diapasón de conocimiento.
    García y para todos ustedes una diluvió de ternura.
    Carballo

    1. Muy buenos días hermano mino, veo que es arduo visitador de este humilde blog, buscare trabajos sobre el grado de Caballero Kadosh, aunque me gusta mas publicar sobre la masonería simbólica porque llega a muchas más personas sin importar el rito que practiquen.

      Saludos sinceros y creo que nos conocemos hace “un siglo y más”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.